La Navidad

La navidad, esa época del año en la que cualquiera se convierte en una bomba emocional.

Hace nada estábamos en verano y en un abrir y cerrar de ojos nos encontramos con que ya es Navidad, otra vez, otro año más. 

Hace tiempo ya que nos empezaron a bombardear con los anuncios de la tele como cada año, y cómo no, los turrones y los polvorones ya llevan tiempo en las estanterías de los supermercados cogiendo polvo (menos el Suchard que todos adoramos).

Las calles están iluminadas y las casas adornadas, hace frío en la calle y se respira otro ambiente.

Ya está de vuelta, todo apunta a que es Navidad.

Esos días del año en los que hasta el más insensible se carga de sentimientos, es inevitable. Es una época en la que los recuerdos nos atrapan y se adueñan de nosotros, recuerdos buenos y malos. Son muchos años ya, de historias, de ilusiones y también de decepciones y tristezas. 

Sentimientos de todo tipo, sentimientos encontrados. La ilusión y la alegría por poder encontrarte otro año más con los tuyos y arroparte junto a ellos. Las risas entre colegas el día de nochebuena y nochevieja y el reencuentro con esos amigos que viven lejos de ti.

Pero también está la parte amarga, la parte de la tristeza y la añoranza por los que ya no podrán estar con nosotros este año, por los que ya se fueron.

¿Seguro que ahora mismo ya os estáis acordando de alguien, verdad?

Sí, hablo de esos abuelos o seres queridos que nos tuvieron que dejar en su día y que tanto nos hacen falta, cada día, en cada momento, pero en estas fechas más que nunca, porque aunque estén presentes en nuestras mentes y también en nuestros corazones… siguen faltando en nuestras mesas.

Por eso suelo decir que la navidad es una época del año en la que sin querer cualquiera se convierte en una bomba emocional, una época que despierta en cada uno de nosotros mil sentimientos diferentes a la vez y nos hace ser más vulnerables… ¿O es que a vosotros no os pasa eso?

En fin, la cosa es que la Navidad siempre se ha relacionado con los regalos, y sí, es así, pero de verdad, tengamos en cuenta que los mejores regalos que recibimos en esta vida no son cosas, sino nuestra gente, nuestra familia y amigos, así que disfrutemos de ellos antes de que sea tarde por favor.

¡Brindemos por nosotros, por los que estamos y por los que estuvieron y siguen estando en nuestros corazones!

Os deseo a todos unas felices fiestas.

Con labios color pasión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s