Perderse para volver a encontrararse

Como decía Eduardo Galeano: “De nuestros miedos nacen nuestros corajes y en nuestras dudas viven nuestras certezas. Los sueños anuncian otra realidad posible y los delirios otra razón. En los extravios nos esperan hallazgos, porque es preciso perderse para volver a encontrarse”.

Y qué razón llevaba…

Es necesario perderse y sentirse perdido, para poder encontrarse, incluso para llegar a conocerte realmente bien por primera vez. Entonces es cuando empieza todo.

Sin prisas, sin condiciones… Tenemos que saber escuchar respirar el silencio y contemplar la vida cara a cara. Ahí llegará la hora de las preguntas, la hora de la verdad, de afrontar nuestra realidad, de reconocernos a nosotros mismos e incluso de tomar decisiones.

Hay mil maneras de perderse y también de encontrarse, claro. Pero hablando de este tema, me acordé de la gente que viaja sola…

Creo que es una de las maneras más brillantes para encontrarse a uno mismo sin duda.

Esa gente que viaja sola, me da igual si es a una ciudad de al lado o a la otra punta del mundo. Me valen los dos. Gente que viaja sin conocer a nadie, uno mismo con sus pensamientos.

Esos viajes te hacen crecer, perderte y a la vez encontrarte. Y por lo que dicen… una vez que lo pruebas, vuelves a repetir.

Tengo un par de amigos que lo hacen o que lo han hecho alguna vez. Y en realidad siempre les he admirado por ello, pero fue el año pasado cuando vi de verdad  lo gratificante que era, cuando hice un viaje a Lisboa junto a una amiga y tuve la suerte de conocer a varios que viajaban solos.

La libertad que transmitían, la forma de expresarse, la felicidad que derrochaban…

En realidad no se sentían nada solos, se tenían a ellos mismos, más vivos que nunca. Y también se juntaban con gente, de hecho así les conocimos. Gente de Argentina, Pakistán, República Dominicana…

Y diréis: Ya claro.. pero serían super sociables, gente que habla hasta por los codos, así es fácil.

Pues no, ya os digo yo que no. Había de todo, desde un extremo al otro…

Vamos, que para viajar solo, no necesitas tener una personalidad especial, ni mucho menos.

La cosa es que viajar sin nadie más, a todos los que he conocido les ha hecho crecer, crecer en muchos sentidos.

Te demuestra de qué eres capaz y de tus límites. Te hace ayudar a creer en ti mismo y en tu instinto. También te hace ser más abierta con la gente, y a la vez te enseña a confiar y de la misma forma, a desconfiar, a cuidarte solo.

Viajar solo también te hace sentirte totalmente libre, menos tímido y más agradecido.

Y sobre todo, viajar solo te hace ver que el mundo es mucho más hospitalario de lo que nos cuentan…

Por todo esto y más, yo lo tengo como pendiente. ¿Y tú?

Con labios color pasión.

Anuncios

2 respuestas a “Perderse para volver a encontrararse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s