Anestesiar tu corazón, nunca es la solución

Estoy segura de que aún lo recuerdas perfectamente, como si hubiese sido ayer.

Si cierras los malditos ojos puedes sentir esa amarga sensación que te invadió por completo, esa puñalada trapera que jamás esperabas y que nunca la olvidarás. Dolió tanto, pero tanto… y tan fuerte, que decidiste cerrarte en banda. Nunca más, te repetías, nunca más…

Entonces es cuando cierras tu corazón herido a cualquier persona que intente acercarse. Ya no confías, no quieres saber nada de eso, solo tirar la llave para que nadie más tenga acceso.

No quieres más decepciones de esas que te queman, te desgastan y te convierten en polvo. Ya no quieres más promesas, ni juegos.

Solo quieres estar a solas y en silencio, nada más, olvidarte y pasar página.

Querer convencerte de que todo pasa por algo, convencerte de que unas veces se gana y otras veces se aprende, convencerte de que no todo el mundo es así.

Pero en esos momentos ¿Confiar?… Confiar ya no es una opción para ti, no quieres perder más el tiempo, te niegas, te cierras.

Te repites una y otra vez “Es mejor no amar para no sufrir“, piensas que lo mejor será encerrarte en tu coraza.

Pero no, no es así. Amigo, lo que tú no sabes es que de esta forma tú mismo te haces daño.

Ten claro que anestesiar tu corazón nunca será la solución. Con eso solamente conseguirás destruirte poquito a poco.

Arrepentirse de haber amado, de haber hecho todas esas locuras por esa persona, es negarse a uno mismo, porque al final, esos mismos actos son los que nos hacen diferenciarnos del resto, los que nos hacen sentirnos vivos. ¿O no? Piénsalo.

Créeme, no te estás haciendo ningún favor, no te escondas por las malas experiencias vividas, no intentes esconder tu parte más vulnerable.

Porque una relación nos haya salido como el culo, no todas tienen que salir igual.

¿Que te salen mal cuatro o tres? ¿Que qué mala suerte?

Pues no… No es suerte, no eres el único, nos ha pasado a todos o a casi todos.

Qué más da, será que no era la persona correcta.

No pasa nada, en la vida todo llega, todo pasa y todo cambia. No te machaques y deja ya de levantar muros inescalables para que nadie acceda a conocerte.

Mejor construye puentes.

Puentes que den paso a que pase lo que tenga que pasar, mañana, pasado o dentro de unos años.

Siente y vive, que no hay nada más maravilloso que eso.

Con labios color pasión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s